Etiquetas

, , , ,

¿ Qué RECURSOS empleamos para tratar la enfermedad?

                             Lo más importante en la sanidad pública, en esta etapa donde hay que “apretarse el cinturón”, no es gastar menos sino gastar mejor, incrementando la calidad en todos los PUNTOS ASISTENCIALES:

  • administración sanitaria
  • industria farmacéutica
  • profesionales sanitarios
  • pacientes
LA CRISIS ECONÓMICA y la necesidad de cuadrar las “cuentas públicas” para cumplir los compromisos europeos, estan llevando a una mayor presencia de la Economía en la salud. Los sistemas de “protección social” que tienen los paises tienen una relación directa con la recaudación de los “sistemas fiscales”.
Los paises  estan haciendo esfuerzos con reformas encaminadas a aumentar la eficiencia en el uso de los recursos (desinversión, reinversión y agencias evaluadoras).
La escasez, hace que las necesidades superen LOS RECURSOS:
  • personal
  • tiempo
  • edificios
  • capital
  • equipamientos
LA FARMACOECONOMÍA: en este escenario de óptimización de “los recursos”, es el estudio de los costes y beneficios de los tratamientos y tecnologías médicas. Participan: la economía, la epidemiología, análisis de decisiones y bioestadística. Como metodología que vehiculiza decisiones basadas en pruebas, “basadas en la evidencia”.
 
 
LOS COSTES de la atención se clasifican en:
a) costes directos médicos: personal sanitario, hospitales, medicamentos.
b) costes directos no médicos: transporte, etc…
c) costes indirectos: morbimortalidad por la enfermedad
d) costes intangibles: dolor y sufrimiento causados por la enfermedad
 
En Farmacoeconomía hay CUATRO TIPOS DE ANÁLISIS:
a) coste-beneficio (CB): coste de un tratamiento en relación al beneficio que se produce (cuando se comparan unos tratamientos frente a otros).
b) coste-efectividad (CE): compara los costes monetarios en relación con los beneficios clínicos (euros por vidas salvadas, euros por disminución 10% PAD).
c) coste-utilidad (CU): lo que los pacientes ganan con el tratamiento (calidad ajustada a los años de vida).
d) identificadores de Costes (IC): costes necesarios para la atención médica.
EN LOS ENSAYOS CLÍNICOS se pueden realizar análisis retrospectivos, pero los análisis económicos prospectivos son los más interesantes:
Fase III (evaluación terapéutica) y  IV (vigilancia en la comercialización) determinantes para disponer de datos de eficiencia cuando se va a comercializar el medicamento, fijando los programas de “uso racional del medicamento” en el Sistema Nacional de Salud.
EN LOS AÑOS 70 se aplicaba una economía clásica: “Análisis-beneficio”.
EN LOS 80: QALY “año de vida ajustado por calidad”.
EN LOS 90: HRQOL “calidad de vida relacionada con la salud”.
 
LA APLICACIÓN de los análisis farmacoeconómicos a la práctica clínica lleva a retos tanto al médico como al gestor, cuyo objetivo es lograr una terapia racional y coste-efectiva, a través de:
  • de gúias de práctica clínica “basadas en la evidencia”
  • políticas de reembolso
  • información a los médicos
    evolucionando hacia una financíación selectiva de los nuevos fármacos para conseguir una EFECTIVIDAD CLÍNICA  ya sea en fármacos, aparatos u otras tecnologías, teniendo en cuenta la calidad de vida (QALY y HRQOL).

Anuncios