Etiquetas

, , ,

vino

La CATA  consiste en degustar el vino para apreciar la calidad, sometiéndole a nuestros sentidos y sobre todo al gusto y al olfato, también la vista, el tacto, el oído;  en definitiva conocerle buscando defectos, cualidades y expresarlo.

Beber es ingerir un vino y catar es someterlo a nuestros sentidos para juzgarlo y describirlo.

Beber es un acto instintivo, catar es un acto racional, voluntario.La cata profesional se realiza por un “catador” siendo, clara, concreta y concisa.

Los condicionantes que hacen un vino distinto son:

  • Clima
  • Suelo
  • Viñedos
  • La acción humana (elaboración, almacenaje, transporte, presentación, etc..)

Las principales FASES de la cata son:

a) FASE VISUAL:

se inclina sobre una superficie blanca

valoramos la limpieza del vino y si el color corresponde a los años del mismo

aspecto: limpidez. Intensidad. Mal, regular, bien, excelente

matiz: acerado, amarillo, pajizo, dorado, caoba, frambuesa, fresa, grosella, salmón, piel cebolla, purpura, granate, cereza, rubí, teja

“limpio”

“gas carbónico” no positivo, burbujas en el cristal

“finura” bueno o malo, la calidad. CONCLUSIÓN.

b) FASE OLFATIVA:

no se hacen grandes inspiraciones, se agita el vino para oler los aromas (sustancias volátiles)

se valora en primer lugar la intensidad del aroma y seguidamente la franqueza, finura y armonía

calidad: intensidad. Finura. Poca, media, buena, muy buena.

matiz: floral, frutas frescas, confituras, frutos secos, herbáceas, vegetales, maderas, especias, tostados, balsámicos, minerales, animales

“matiz aromático”, “intensidad aromática”

“aromas” mucho o poco

“poco aromático” vino cerrado en el olor

c)FASE GUSTATIVA:

se traga

apreciamos la intensidad de sabor y la franqueza, cuerpo, equilibrio, persistencia y postgusto, como factores calidad del mismo

elementos: dulzor, acidez, amargor

taninos

roble

impresión: equilibrio o desequilibrio

“persistencia” alta o baja, boca más aromas (quedan)

“astringente” mas taninos

TÉRMINOS de la CATA

A

abocado: cuando tiene tendencia a ser dulce

acabado: sabor, sensación final. No se puede considerar un vino bien equilibrado sin un buen acabado, por el cual se entiende un gusto final firme, terso y distintivo. El correcto grado y tipo de acidez es un factor decisivo

acidez volátil: se haya presente, en mayor o menor grado, en todos los vinos. Su exceso es indeseable y a menudo indica el primer paso de deterioro acético. Deja una impresión puntiaguda en el paladar (avinagrado).

afrutado: el aroma de un vino que recuerda a frutas

aguja: cierto vino que pica al paladar y la lengua, por su contenido en carbónico

aguerrido: con fuerza, con cualidades potenciales aunque algo descoordinadas

alcohólico: cuando un vino lo catamos y hallamos realmente el sabor a alcohol por encima de todos los demás elementos

armonioso: cuando un vino esta bien constituido, bien equilibrado. Cuando cada una de las etapas de la cata transcurren suavemente y conexas

astringente: sensación áspera, rugosa, seca, en la boca. Suelen darla los tintos más jóvenes, tal vez por su concentración tánica

aterciopelado: se refiere a la textura, al tacto, que es sedoso y acariciante.

avinagrado: equivale a decir picado. Provocado por la bacteria acética, que ataca al vino en contacto con el aire (al carecer de tapón o por estar éste deteriorado o en mal estado), cuando está embotellado en malas condiciones, o cuando la fermentación se produce a temperatura elevada.

azufre: es un olor volcánico y se manifiesta también físicamente dando una sensación parecida, en los ojos y garganta, a cuando encendemos una cerilla. Es inofensivo. El azufre se suele usar para limpiar cubas o botellas. A veces puede quedar su olor por haber sido utilizado en exceso. Generalmente desaparece después de escanciar el vino.

B

blando: cuando le falta fuerza, cuerpo, sabor.

brillante: calificativo genérico de su cualidad, o bien descriptivo de su riqueza y limpieza visual.

brioso: excitante, refrescante, con nervio.

C

capa: expresión que define la intensidad y riqueza del color.

cabezón: si se sube a la cabeza, embriagador.

carácter: vino de cualquier calidad que posee características inconfundibles y distintas.

carnoso: cuando es denso, que casi se puede masticar.

cerveza: olor indeseable provocado por la fermentación secundaria en botella.

complejo: aroma y gustos plurifacéticos. El sello de un vino fino en desarrollo.

corcho: cuando un vino huele a corcho enmohecido, suele deberse a un corcho defectuoso, no a un mal vino.

corpulento: de cuerpo (densidad) considerable.

corto: el acabado, el final, desaparece rápidamente del paladar.

D

débil: tiene poca graduación

E

especiado: cuando los aromas que desprende recuerda a varias especias (pimienta, tomillo, clavo, romero,…)

esqueleto: el cuerpo, la constitución. Analogía al cuerpo humano, el caldo bien estructurado de base.

F

fragante: que desprende un amplio y notable aroma

franco: sencillo y honesto, un vino que no engaña

fornido: recio, fuerte

G

gentil: brioso, galán, gracioso

goloso: cuando es un vino o cava delicado y algo abocado, que invita a repetir.

grosella: baya de color rojo, jugosa y de sabor agridulce y muy grato, cuyo aroma aparece reflejado generalmente en el Cabernet Sauvignon.

I

insigne: vino famoso, celebre.

L

levadura: cuando huele o fermentos. Significa que recientemente ha habido una fermentación (aroma secundario).

ligero:  poca graduación alcohólica.

limpido: transparente, no turbio

linaje: un vino con clase, con historia que avala su calidad.

M

maduro: cuando un vio ha alcanzado su plena madurez, su mejor momento, previo a la decadencia.

N

nervioso: un vino con cuerpo y fuerza, bien provisto de alcohol y acidez pero sin sabor alcohólico, ni sabor ácido exagerados.

O

oxidado: enranciado, apagado. Producido por una excesiva aireación.

P

poderoso: grande, excelente, potencial y excelente constitución.

Punzante: cuando se nota un cierto picor en la lengua.

R

recio: fuerte, robusto, vigoroso, con buen cuerpo.

redondo: bien equilibrado y por lo general maduro.

rico: cuando todos sus componentes, de sabor y olor están presentes en cantidades elevadas.

S

savia: sinónimo de finura y calidad ( le han sabido encontrar su alma).

sápida: es la sustancia que tiene algún sabor. “riqueza sápida”: muy sabroso.

sedoso: textura suave, parecida a la seda. Sensación táctil en el paso de boca  de algunos vinos.

soberbio: vino grandioso, magnífico, plausible.

T

tánico: que contiene taninos (sustancias procedentes del hollejo que contribuyen en la constitución del color y en la longevidad del vino).

V

vivaz: cuando a un vino se le nota despierto, con fuerza y vigorosidad.

vinoso: aroma o sabor agradable y natural del vino.

Anuncios